viernes, 21 de noviembre de 2014

Volviendo al teatro

Hay magia en el escenario
tensión entre bambalinas
vuelven los nervios,
la emoción ....
Vuelve el teatro!!!

Aplausos, miles de aplausos para todos los que hacen posible este reencuentro.

Educar. Gabriel Celaya

Hoy dejo aquí una joya de poema de Gabriel Celaya, dedicada a todos aquellos que desde casa, desde las aulas se dedican a esta noble labor

EDUCAR 
Educar es lo mismo
que poner motor a una barca…
hay que medir, pesar, equilibrar…
… y poner todo en marcha.
Para eso,
uno tiene que llevar en el alma
un poco de marino…
un poco de pirata…
un poco de poeta…
y un kilo y medio de paciencia
concentrada.
Pero es consolador soñar,
mientras uno trabaja,
que ese barco, ese niño,
irá muy lejos por el agua.
Soñar que ese navío
llevará nuestra carga de palabras
hacia puertos distantes,
hacia islas lejanas.
Soñar que cuando un día
esté durmiendo nuestra propia barca,
en barcos nuevos seguirá
nuestra bandera
enarbolada.
Gabriel Celaya 

viernes, 3 de enero de 2014

Iniciando el año

Feliz 2014!!!

Un año más pasa la vida ante nuestros ojos, un año más debemos agarrarla y disfrutarla desde el minuto cero de este nuevo año. Con sonrisas, tal vez algún llanto, pero con energía, con entusiasmo, por el mero hecho de estar vivos. 
Y qué mejor forma para sentirnos vivos que estar cerca de la gente que quieres y no olvidarte nunca de ella, de darles siempre un guiño, una sonrisa, un te quiero, un te necesito, un te extraño, un te echo de menos, un me alegro de oír tu voz, un me hace feliz verte. 
Qué importante es eso y cuántas veces en el día a día nos olvidamos. Hoy y siempre, cuando te acuerdes de alguien, llámalo, escucha su voz, ve a verle, que sepa que te gusta saber de él o de ella, qué es importante en tu vida. 
Un abrazo desde aquí a todas las personas importantes de mi vida y que no olviden que cerca o lejos siempre, siempre tendrán mis brazos para darles cobijo, porque se lo merecen, por estar a mi lado una y mil veces y por si alguna vez no esbocé la sonrisa que merecían perdón, y por si alguna vez no supe estar a la altura también perdón, pero siempre gracias, gracias por estar ahí, porque sois el refugio de mi alma.

domingo, 22 de septiembre de 2013

La Rosa

Anoche salí al jardín
y entre mis flores yo vi
una rosa con espinas,
una flor de mil colores
de fragancia indefinida.
"Es una rosa" - pensé -
otros me dijeron "no,
no hay rosa de tal color.
No hay rosa que su perfume
tan mágico aroma tenga,
no hay rosa que de sus pétalos
nazca tan bello arcoíris".
Yo dije - "si, ¿no lo veis?
¿no veis su espléndida forma
tal cual rosa carmesí?
¿no veis su sedoso tacto
y en su tallo las espinas?"
-"Lo vemos sí, pero no
no hay rosa de ese color".
En tal discusión estábamos
cuando la rosa habló:
-"¿Qué más os da el color?
¿Por qué de mil y un matices
no me puedo vestir hoy?
¿Qué más da cómo me veas?
Lo que importa es lo que soy
lo que habita en mi persona
y vive en mi corazón"
"Hoy me muestro de colores
y quizá mañana no, pero
siempre que me mires
mi fragancia te daré
y te regalaré mi aroma
y en tu rosal viviré
para darte la alegría
de que tú me puedas ver
feliz, alegre y dichosa
sonriendo cada vez
que me mires y me admires
y tú me quieras querer"
"¿Qué más da como me veas
y de cómo vista hoy?
Soy de las rosas más bellas
que habitan en tu interior
y aunque con espinas vivo
pues la vida me las dió
no dejo de sonreirte
y vestirme de color
para hacerte muy dichoso
desde tu jardín en flor".

© amserrano

jueves, 1 de noviembre de 2012

Hoy serán muchos

Hoy serán muchos los que pongan flores, los que hablen en silencio a quien ya no está pero sigue dentro de nuestros corazones, a quien se fue porque era su destino irse, a quien nos dejó porque era el momento de marcharse. A todos ellos nuestro corazón deja siempre el hueco y lugar que ocupó porque nunca se van, es más se quedan con más fuerza e intensidad que nunca porque nos dejan su legado y una parte de sí mismos, si no toda, mora en nosotros para siempre con el infinito amor que sus vidas nos dieron. 

domingo, 21 de octubre de 2012

Si me miras en silencio

Si tu alma hoy esta frágil
si tu mundo ya no es
el que antaño te miraba,
si reconoces el sol
pero brillo hoy le falta
si miras al cielo azul
y no tiene ya la magia
de cuando antes lo mirabas.
Si todo cambia a tu lado
con prisa, casi sin pausa
no te detengas y goza
del brillo de la mañana,
no pares a analizar
si antes brillaba más.
No mires hoy a tu manos
y eches en falta su fuerza,
eso no sirve da nada
estréchala en otras manos
siente el calor, el cariño,
la ilusión o la entereza.
Deja que estrechen tu mano
y que la estrechen con fuerza.
No mires al horizonte
pensando que hoy ha cambiado,
disfruta de sus colores
disfruta de su belleza.
No pienses si algo quebró
piensa en el frondoso bosque
que crece a tu alrededor,
cada árbol, cada rama,
cualquier pequeña raíz
es oxígeno de vida,
oxígeno para tí
no preguntes cómo crece
ni si tu lo cambiarías
deja que fluya y te deje
su fuerza y su energía.

© amserrano



miércoles, 16 de mayo de 2012

Con el corazón

Hoy ha pasado algo curioso, algo grande, algo que se ha extendido en un efecto dominó. Estamos muy poco acostumbrados a decirle a los demás lo bueno, lo bien que hacen algo, lo geniales que son, lo que aportan con su pequeño granito de arena al bien común de muchos otros.

Hoy yo se lo he dicho a mucha gente, incluso a gente que no conocía pero que sabía que estaban allí, que formaban parte de un todo. Y el efecto ha sido dominó, todos agradecidos por el mensaje, por el guiño,  por la sonrisa, por cosas tan sencillas que nos olvidamos de dar y cuánto bien hacen, cuánto bien recibas son. 

Me gusta decir lo bueno, lo genial, porque todo lo demás lo ingrato, lo mezquino, lo ruin, llegará por algún lado para hacer daño. Así es que regalémonos hoy palabras de sinceridad, de cariño, a quien nos rodea. El efecto dominó se extenderá y nos llegará a nosotros también un elogio, que quizá nos parezca que no merecemos, pero aún así recojámoslo, igual que lo dimos y disfrutemos del buen rollo.

Buen rollo a todos, buenas energías.

Libros de lectura

  • El Alquimista. Paulo Coelho
  • El manuscrito Carmesí. Antonio Gala
  • La sombra del viento. Carlos Ruiz Zafón
  • La sonrisa etrusca. Jose Luis San Pedro
  • La suma de los días. Isabel Allende
  • La vieja sirena. Jose Luis Sampedro
  • Los pilares de la tierra. Ken Follett
  • No digas que fue un sueño. Terenci Moix